Saltar la navegación

Perfiles

Noticias

 http://share.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/030.jpg
  • El Servicio de Pastoral de Comillas recorrió 85 kilómetros del Camino de Santiago con 22 peregrinos

 
 
El Servicio de Pastoral, de Comillas, ha vivido la enriquecedora experiencia de recorrer un tramo de 85 kilómetros del Camino de Santiago acompañado de 22 peregrinos de la universidad. Durante siete días decidieron tomar la parte final del camino portugués que avanza desde Oporto, pasando por Tuy y Pontevedra, para concluir en la catedral de Santiago de Compostela y dar el abrazo al santo.

Varios participantes han expresado el testimonio de sus vivencias durante la peregrinación. Paloma Corbal, alumna de último curso de la licenciatura en Derecho (E-1), afirma que recorrer el camino ha sido un descanso en los demás: "He podido desconectar de mi rutina para acercarme a otros?. También ha sido una sorpresa, porque del camino siempre te llevas más de lo que esperabas y de lo que das. A través de conversaciones, de ratos de oración y momentos de compartir, he podido ver de cerca lo que hace Dios en el corazón de otras personas y en el mío: cómo lo ensancha y hace hueco para un amor más grande y mejor. En definitiva, este camino ha sido un inesperado regalo de fin de carrera y una experiencia única".

Marta Carnevali, estudiante de segundo de Psicología, se aventuró a ir sabiendo que algo bueno se traería a casa, aunque sin saber muy bien el qué. "Sin embargo, allí me encontré aquellos días caminando, pero no en solitario, sino a Su lado, y al lado de muchos otros que también se encontraban en búsqueda. Compartiendo la necesidad de encontrarnos a nosotros mismos, en parajes muy distintos a los que frecuentamos, con esa satisfacción vuelvo a casa", expresa Marta.

Un camino interior, en el que ha conocido a personas íntegras de las que ha nacido una amistad, es lo que ha experimentado Ana Patricia Gómez, de primero del doble grado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas (E-3).

Por su parte, el estudiante de Teología Mauricio Burbano, SJ, escribe en su crónica del camino  que peregrinar y recorrer muchos kilómetros a pie puede parecer exótico para alguien acostumbrado a las facilidades de la vida contemporánea. Con todo, la experiencia humana de peregrinar y de la búsqueda sigue intacta. Según Mauricio, peregrinar en el Camino de Santiago no es sólo caminar, es también un camino de aprendizaje que puede ser aplicado a la vida, y él saca diez lecciones de la experiencia que le ha brindado el camino de Santiago:

 

-  Actitud. No es lo mismo caminar desde la indiferencia, que abierto a la fe y la esperanza, y con sentido de búsqueda.

- Planificación y flexibilidad. Es una experiencia que no se puede improvisar. Hay que tener claro desde donde se parte, cuantos kilómetros se van a hacer al día y en qué localidades se va a descansar, aunque la planificación no puede ser una camisa de fuerza, tiene que estar abierta a sorpresas, muchas veces maravillosas.

- Llevar equipaje ligero. Es necesario diferenciar entre lo imprescindible y lo accesorio.

- Caminar acompañado hace el camino menos pesado.

- Caminar por objetivos. El saber llegar implica trazarse submetas en el recorrido.

- Caminar con alegría. Disfrutar de la compañía y de las maravillas de la naturaleza.

- Ritmo personal. Llevar el ritmo de otra persona puede conducir a sobreesfuerzos y lesiones innecesarias.

- Disfrutar del paisaje, observar las flores, disfrutar de la contemplación del amanecer;

- Saber pedir ayuda y dejarse ayudar.

- Perderse y encontrar el camino. El símbolo por excelencia del camino es la concha, que dependiendo donde esté la dirección de las estrías o surcos, sabremos hacia dónde debemos seguir.


"De todas formas, perderse no es un problema ya que forma parte del caminar. Lo importante es retomar el camino", concluye este peregrino.

23/07/2012

© Universidad Pontificia Comillas
C/ Alberto Aguilera 23 - 28015 Madrid - Tlf. (34) 91 542 28 00