Saltar la navegación

Perfiles

Noticias

 http://share.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/Javierada%202012-001.JPG
  • Cerca de 60 peregrinos participaron en la Javierada 2012 de Comillas

Cincuenta y ocho peregrinos de Comillas participaron en la Javierada que el  Servicio de Pastoral ha organizado este curso, por primera vez, de forma autónoma, ya que el curso pasado la peregrinación de la universidad se unió a la programada por la Delegación de la Juventud de la Diócesis de Madrid, con 16 asistentes.

Los peregrinos de Comillas llegaron a Pamplona, donde pasaron su primera noche en el colegio de los jesuitas. Tras cenar en el centro, dieron una vuelta por la ciudad e hicieron juegos de conocimiento. Una oración colectiva y un testimonio de vida cristiana, ofrecido por una alumna de Derecho, cerraron la jornada.

A primera hora del sábado, el grupo salió de la capital navarra hacia Javier en un autobús, que abandonaron a unos 28 kilómetros de su destino. La marcha comenzó con la bendición del peregrino y unos estiramientos para afrontar la caminata. El recorrido, que transcurrió en un día luminoso, dio ocasión para entablar conversación, rezar y reflexionar sobre el sentido de la jornada. A mitad de camino, se hizo un alto para avituallarse y reponer fuerzas. El grupo de Comillas llegó hacia las dos de la tarde a Sangüesa, a ocho kilómetros de Javier, lugar donde se reúnen todos los peregrinos para, después de comer, continuar la marcha rezando juntos el Via Crucis. A las tres de la tarde una riada de gente diversa, de todas edades y procedencias, comenzó a caminar hacia Javier escuchando las reflexiones sobre el Via Crucis, emitidas a través de un megáfono, y música, que sonaba entre estación y estación. 

Hacia las cinco de la tarde, el grupo llegó a Javier, donde comenzó una Eucaristía para todos los peregrinos, que la Policía calculó en 25.000. Presidió la misa el Arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez González, acompañado de los Obispos de Calahorra y La Calzada Logroño, Juan José Omella Omella, y de Teruel, Carlos Escribano Subías, y, al terminar, se inauguró y bendijo un busto de Juan Pablo II, con ocasión de los 30 años de su visita a Javier.

El grupo de Comillas se alojó en el albergue juvenil de la comunidad de jesuitas, que acogía también a muchos más jóvenes. Tras la cena, compartida con los peregrinos de la Diócesis de Teruel, acompañados de su Obispo, se hizo una vigilia en una de las capillas del albergue. Se pusieron en común las sensaciones del día y del camino, se leyeron textos del Evangelio y de San Francisco Javier y se entonaron cantos, respaldados por un pequeño coro y las intervenciones musicales de dos alumnas de Teología, que tocaron el violín y la flauta travesera. La última parte de la oración fue la adoración del Santísimo.  

Tras la segunda noche pasada en sacos de dormir, los peregrinos de Comillas desayunaron y dedicaron un tiempo a la oración, antes de visitar el castillo de Javier, donde nació el santo. La visita acabó con una pequeña oración ante el Cristo sonriente de Javier, terminada la cual el Obispo de Teruel, que estuvo en Comillas el curso pasado con motivo de  la  Jornada Mundial de la Juventud, les dirigió unas palabras y les bendijo. 

Los miembros del grupo partieron en autobús hasta Belorado, donde la comunidad de las madres clarisas les acogió en su monasterio. Allí asistieron a una Eucaristía, comieron y tuvieron un encuentro de rico diálogo con las religiosas. Al  finalizar, los  peregrinos pusieron rumbo a Madrid.

08/05/2012

© Universidad Pontificia Comillas
C/ Alberto Aguilera 23 - 28015 Madrid - Tlf. (34) 91 542 28 00