Saltar la navegación

Perfiles

Noticias

 http://share.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/Jornadas%20de%20Psicolog%C3%ADa%20Comillas-001.JPG
  • Las Jornadas de Psicología de Comillas abordan las situaciones de crisis, la vulnerabilidad y la superación

La Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de Comillas celebra una nueva edición de sus Jornadas de Psicología que, en esta ocasión, llevan por título "Crisis, vulnerabilidad y superación". Julio Martínez, SJ, Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, presidió la sesión inaugural acompañado por la Decana de la facultad, Belén Urosa, y la Directora del Departamento de Psicología, María Prieto. La conferencia inaugural corrió a cargo de Carmelo Vázquez, catedrático de Psicología de la Complutense, quien fue hasta el límite de las experiencias traumáticas: "Incluso en situaciones muy extremas también hay un hueco para las emociones positivas, y reconocer esto nos ha costado mucho al campo de la psicología", afirmó. 

Vázquez presentó la evolución que ha vivido la psicología en el conocimiento y tratamiento de las vivencias traumáticas, de la patología a los sentimientos positivos, pasando por la vulnerabilidad y la resiliencia, o capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional. El conferenciante se centró en el estrés postraumático y expuso diversos estudios, elaborados tanto en Estados Unidos como en Europa, que demuestran que dos de cada tres personas se han enfrentado en su vida a una experiencia potencialmente traumática. "Si todas estas personas desarrollasen una reacción traumática tendríamos cifras muy elevadas de estrés postraumático, pero no es así. Esa respuesta aparece en una proporción muy minoritaria de la población, la mayoría de la gente podría definirse como resiliente", sentenció. 

Vázquez insistió en los efectos positivos que tiene el trauma. Afirmó que un 50 por ciento de la gente es capaz de percibir algún beneficio de lo sucedido, ya sean padres que han perdido a sus hijos, enfermos, cuidadores, lesionados medulares o víctimas de desastres naturales. Con todo, antes de terminar, lanzó un aviso a los terapeutas: "Hay que ser cautelosos, nunca imponer expectativas de crecimiento y necesidad de cambios positivos a los pacientes". 

En la apertura, María Prieto expresó su satisfacción por la celebración de las jornadas, que son para los alumnos una forma de aprender distinta a la experiencia en el aula, una actividad científica de alto nivel, que pone a estudiantes, profesores y profesionales en un plano conjunto de reflexión teórica y aprendizaje. "Somos vulnerables pero no somos frágiles, no somos fáciles de romper", dijo la Directora del departamento, quien, sin restar importancia al trauma y al dolor, aseguró que lo más importante de las crisis es la capacidad de superación de quienes la sufren. "Es increíble la fuerza humana y nuestra capacidad para pasar de víctimas a supervivientes", concluyó. 

"Los acontecimientos críticos son los que permiten que la vida siga adelante y que las personas, familias y grupos cambien para mejorar", dijo Belén Urosa. La Decana, que también es profesora en el grado en Psicología, expresó su convencimiento de que sin crisis no habría evolución, ni superación, ni crecimiento personal: "Las sociedades donde todo es fácil, todo está dado, no crecen, no evolucionan, no maduran".

El Vicerrector señaló dos niveles de vulnerabilidad ante crisis como la actual, que no es únicamente económica y financiera, sino que "tiene raíces más profundas, antropológicas y morales". El primero de esos dos estadios es la microvulnerabilidad, la vulnerabilidad inherente al ser humano, su condición antropológica fundamental. "Nacemos absolutamente dependientes y eso se mantiene a lo largo de toda la vida, aunque a otros niveles". Aclaró el profesor Martínez que esto no es negativo, sino fuente de algunas de las cosas más importantes que tenemos en la vida: "Sin el reconocimiento de la vulnerabilidad propia no habría ni moral, ni conciencia, ni compasión". El segundo estadio es la macrovulnerabilidad, lo novedoso de nuestro tiempo, vinculada a la globalización. "Nunca como ahora en la historia de la humanidad nos hemos dado cuenta de que somos vulnerables como sociedades e, incluso, como planeta". Antes de terminar, el Vicerrector advirtió de la importancia de tener conciencia de la propia vulnerabilidad. "Cuando no nos damos cuenta de que nos acompaña, hacemos del poder algo inhumano", concluyó.

25/04/2012

© Universidad Pontificia Comillas
C/ Alberto Aguilera 23 - 28015 Madrid - Tlf. (34) 91 542 28 00