Saltar la navegación

Perfiles


  • Inteligencias múltiples: una nueva forma de facilitar la educación inclusiva
 http://share.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/Jornada%20neurocienca%20e%20inteligencias%20multiples.jpg

 
Las jornadas sobre neurociencia e inteligencias múltiples, organizadas por la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, en colaboración con el Instituto de Orientación Psicológica EOS, comenzaron prestando atención a las necesidades educativas especiales y al desarrollo de las competencias básicas. La teoría de las inteligencias múltiples, que establece la existencia de diversos tipos de inteligencias en los individuos, proyecta grandes posibilidades para la formación de personas con discapacidad intelectual, ya que permite integrar diversos aprendizajes y experiencias y, sobre todo, reclama una atención individualizada. Estamos ante una nueva de entender la educación, que hace la educación inclusiva infinitamente más sencilla.

 

 
La prejornada, celebrada en la mañana del lunes, reunió a especialistas en el campo del aprendizaje de alumnos con necesidades educativas especiales. Fabiola García Vaz, coordinadora de la Cátedra Telefónica-Fundación Repsol de Familia y Discapacidad de Comillas, y cuatro responsables de la Fundación Síndrome de Down Madrid: Sonja Uhlmann, Directora General Técnica;  Aránzazu Díez, Directora de la Etapa Infantil; Paula Martinelli, Directora de Etapa Escolar de la fundación, y Elena López-Riobó, Directora de Formación e Investigación, compartieron sus conocimientos sobre la aplicación de la neurociencia y la teoría de las inteligencias múltiples al trabajo con discapacidad intelectual.

 

Fabiola García Vaz expuso la experiencia de Comillas ICAI-ICADE en el desarrollo de un programa universitario pionero para personas con discapacidad intelectual, conocidos como Demos: Técnico Auxiliar en Entornos Educativos y Técnico Auxiliar en Entornos Tecnológicos. Partiendo de la existencia de distintos tipos de inteligencia, el objetivo del proyecto es formar a personas con discapacidad intelectual para el empleo cualificado y, particularmente, vocacional. Entre las diversas estrategias cognitivas que plantea la aplicación de la neurociencia a la enseñanza, García Vaz destacó la importancia de la metacognición,  la  conciencia y control personal que cada uno tiene sobre su conocimiento y sus habilidades, y que le permite manejar hábitos y conductas.

 

La metacognición tiene una clara aplicación para los alumnos de Demos, en ámbitos tan diversos como la atención, la resolución de problemas o la inteligencia emocional. Hasta ahora, en la enseñanza de adultos con discapacidad se trabajaba la atención o la memoria, pero nadie les decía por qué.  "Si nosotros trabajamos, por ejemplo, procesos atencionales les explicamos qué es la atención, no porque queramos que se aprendan el modelo, sino para que sean capaces de reconocer su nivel de atención. Me interesa que ellos aprendan a reconocer sus propias capacidades y que busquen ayudas y alternativas de respuesta ante sus dificultades", aseguró García Vaz.

 

"La teoría de las inteligencias múltiples, que está teniendo un importante impacto en la innovación educativa, promete ser la llave para acceder a una mejora significativa de la calidad de la educación de las personas con discapacidad intelectual. Tanto en su filosofía como en sus objetivos y métodos supondrá un salto cualitativo", afirmó Sonja Uhlmann. Aránzazu Díaz se centró en la aplicación a la atención temprana, en la que la funcionalidad de los aprendizajes, la participación activa y la planificación individualizada son fundamentales. Las experiencias cotidianas en la primera infancia "favorecen el desarrollo no solo de las conexiones neuronales, sino de su autonomía, que es al final el objetivo", afirmó.

 

Paula Martinelli, que presentó un modelo cognitivo de interiorización y resolución de problemas para alumnos con discapacidad intelectual, apostó por la educación inclusiva. Su máxima es "toda la educación inclusiva posible y toda la educación especial necesaria". Los centros de educación especial, dijo, tienen que empezar a ser centros de recursos para la inclusión, de apoyo a los profesionales y a las familias, y avanzar hacia experiencias de educación combinada. Por su parte, Elena López-Riobó aseguró que las inteligencias múltiples ya se están aplicando en ámbitos como el desarrollo de la competencia lingüística de alumnos con síndrome de Down, "porque siempre hemos apostado por una educación multisensorial". Sin embargo, queda mucho por recorrer: "Nos falta conocer nuestro propio perfil de inteligencia; necesitamos descubrir las inteligencias de los alumnos y saber evaluarlas y debemos ser capaces de planificar cada una de las lecciones, utilizando la teoría de las inteligencias múltiples como marco organizativo".

08/07/2013

© Universidad Pontificia Comillas
C/ Alberto Aguilera 23 - 28015 Madrid - Tlf. (34) 91 542 28 00