91 542 2800  Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube

Perfiles


 http://share.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/Presentacion%20estudio%20la%20comunicaci%C3%B3n%20entre%20politicos.JPG

El estudio "Las relaciones institucionales: comunicación entre políticos y empresas", elaborado por Estudio de Comunicación y ABC, se ha presentado en Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE. El acto, presidido por Julio L. Martínez, SJ, Rector de la universidad, contó con la participación de Alberto Núñez Feijóo, Presidente de la Xunta de Galicia; Bieito Rubido, Director de ABC, y Benito Berceruelo, Consejero Delegado de Estudio de Comunicación. Según este análisis, los políticos españoles consideran que las filtraciones a los medios y la presión pública son un obstáculo para las relaciones institucionales de las empresas. 

 

"El intercambio de ideas entre políticos y ciudadanos es uno de los pilares de la democracia económica", aseguró Alberto Núñez Feijóo, aunque reconoció que, durante un tiempo, la comunicación entre empresas y políticos ha estado viciada por la sospecha, lo que produjo que los canales de comunicación fueran clandestinos. "Yo concibo un país como el conjunto de sus ciudadanos y, en consecuencia, como el conjunto de sus empresas", afirmó el Presidente de la Xunta, quien defendió la relación entre los dos ámbitos, siempre que se respeten tres líneas fundamentales de actuación: transparencia, verdad y honestidad. 

 

El Rector de Comillas ponderó la trascendencia que tiene para nuestra sociedad la correcta relación entre el mundo de la política y el de la empresa, de modo análogo a lo que sucede con la relación entre universidad y empresa. "Lo digo desde una universidad con una gran conexión histórica con el ámbito empresarial y profesional, que nunca ha perdido su identidad y misión, ni ha dejado de ser libre y autónoma para cumplir con sus propias funciones de formación integral de sus estudiantes y de investigación e innovación para la transferencia social; funciones que no son ni más ni menos importantes, sino diferentes de las que tienen las empresas".

 

Para el Director de ABC, en un momento en el que las relaciones entre empresas y políticos están bajo sospecha, los políticos deben hacer un esfuerzo por acercarse a los empresarios que, en su inmensa mayoría, buscan el bien común. "Me gustaría que hubiese una relación más fluida porque tendríamos una democracia y una sociedad de más calidad, en la que no haya que estar sospechando permanente", aseguró Rubido.

 

Benito Berceruelo explicó que el objetivo del proyecto es que los políticos entiendan los mensajes de las empresas, los escuchen y los comprendan. "Creemos que la comunicación se hace mejor conociendo al receptor, por eso hemos hecho este estudio: una herramienta para gestionar mejor su comunicación y hacerlo de manera eficaz". 

 

Resultados del estudio

 

En el acto se expusieron los principales datos recogidos en el estudio, para conocer cómo se comunican las empresas con las administraciones públicas y con los políticos que pueden tomar decisiones capaces de modificar el marco productivo, comercial o financiero de las compañías. 

 

Los políticos perciben en la actualidad una fuerte demanda de atención por parte de las empresas o de las organizaciones que las representan. De hecho, un 84 por ciento de los entrevistados confirma la existencia de la relación habitual entre políticos y empresas y un 63 por ciento considera que establecer relaciones institucionales con ellos es sencillo. Cerca de un 80 por ciento reconoce que la información aportada por las empresas les resulta de utilidad a la hora de realizar su labor. 

 

Aunque el 69 por ciento de los políticos entrevistados aseguran que no se sienten "presionados" por las empresas, un 30 por ciento dicen que sí. Y, quienes se sienten presionados, ponen el acento en los medios de comunicación como vehículo de esa presión, así como que la filtración interesada a los medios o la publicación anticipada pueden suponer un freno para las relaciones institucionales. Para la elaboración de este trabajo se han analizado 122 entrevistas personales, con el fin de obtener una visión colectiva de los políticos españoles. 

 

Algunas de las conclusiones del estudio son:

 

 

  • Los políticos perciben en la actualidad una fuerte demanda de atención por parte de las empresas o de las organizaciones que las representan.
  • La mayoría prefiere que esa comunicación se llame "relaciones institucionales" (51 por ciento). A los políticos no les gusta la palabra "lobby" (solo la acepta un 6 por ciento de los entrevistados).
  • Los políticos entrevistados son mayoritariamente partidarios de que la relación entre ellos y las empresas se materialice mediante las organizaciones que las representen (52 por ciento de las respuestas).
  • El perfil del político más proclive a aceptar las acciones de relaciones institucionales generadas por la empresa, sin intermediación de organizaciones patronales, es un cargo de la administración local elegido en las listas del Partido Popular.
  • Un 63 por ciento de los entrevistados considera que establecer relaciones institucionales con ellos es sencillo.
  • Cuando la empresa decide no usar los cauces administrativos y actuar directamente con el político, esto no es aceptable para la mayoría de cargos electos (95 por ciento) o sólo en casos excepcionales.
  • Los entrevistados consideran, en un 79 por ciento de los casos, que la información aportada por las empresas les resulta de utilidad a la hora de realizar su labor.
  • Dos terceras partes de los entrevistados prefieren que se les envíe previamente información y mantener una reunión más tarde para concretar.
  • Un correo electrónico con adjunto o enlace a una página de descargas y directamente a la atención del político es el formato preferido para recibir información escrita.
  • El 46 por ciento considera que sus ocupaciones no les impiden dedicar tiempo a escuchar a los empresarios.
  • Una tercera parte de quienes se sienten presionados pone el acento en los medios de comunicación como vehículo de esa presión.
  • La filtración interesada a los medios o la publicación anticipada pueden suponer un freno para las relaciones institucionales.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

11/04/2013