Saltar la navegación

Perfiles


  • Se celebró en Comillas el primer taller de la Red Global de Incidencia Ignaciana de Migraciones
 http://sp.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/Grupo%20migraciones%20(25.09.12)05.JPG

La Red Global de Incidencia Ignaciana de Migraciones (GIAN) se reunió en Comillas para celebrar su primer taller. En el encuentro se consensuó un texto de posicionamiento de la Compañía de Jesús, a escala mundial, que recoge una mención especial a la hospitalidad hacia los migrantes. Además, el grupo configuró el mapa global de instituciones e iniciativas jesuitas en este campo. 

Con este encuentro la Compañía de Jesús ha querido dar forma a una red global para la incidencia pública, según el modo ignaciano, en el campo de las migraciones. Los asistentes procedían de Corea, Indonesia, India, Suráfrica, República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Chile, Haití, México, República Dominicana, Estados Unidos, Bélgica, Portugal y España. En todos estos países los jesuitas cuentan con centros de atención, servicio y defensa de los migrantes y centros de reflexión donde se estudia y analiza la globalidad y consecuencias del fenómeno migratorio. La iniciativa del encuentro partía del Secretariado para la Justicia Social y la Ecología, de la Compañía de Jesús.

Los participantes llegaron al taller con el trabajo bastante avanzado pero quisieron añadir algunos elementos comunes que recogieran la diversidad de las instituciones que trabajan en el ámbito de las migraciones. Patxi Álvarez, SJ, Secretario para la Justicia Social y la Ecología de la Compañía de Jesús, explica que el documento, que pronto estará disponible, incluirá una mención a la necesidad de promover una cultura de la hospitalidad y de la inclusión. "La hospitalidad tiene una larga tradición en la fe cristiana y puede nutrir nuestro trabajo de acogida al extranjero. Al mismo tiempo nos permite entender que todo se juega en actitudes personales, en formas compartidas de comprender la acogida, es decir, en cultura, y no menos en un entramado legal que garantice los derechos de estas personas", afirma. El documento habla de estas tres esferas, una personal, otra más cultural y otra política. 

En la misma línea, se llegó a un acuerdo sobre la misión y los objetivos generales comunes: "Queremos trabajar en la defensa de los derechos de las personas migrantes; en la promoción de una cultura nueva, hospitalaria, sensible a la problemática de tantas personas extranjeras hermanas nuestras y, allí donde sea más posible, confrontar las causas del desplazamiento forzado. Y nada de esto queremos hacerlo solos, sino en colaboración con otras muchas instituciones eclesiales y civiles que también tienen a los migrantes y sus derechos en el centro de su misión", explica Álvarez. 

El estudio, que se realizó para definir el mapa global de instituciones e iniciativas jesuitas que trabajan a escala mundial en el campo de las migraciones, sirvió también para identificar las diferencias y las semejanzas en el trabajo. Álvarez comenta que el fenómeno de la migración afecta a la práctica totalidad de los países y ha aumentado mucho en los últimos 30 años con la globalización, pero las características varían dependiendo de naciones y de regiones. Se pueden distinguir lugares donde predomina el desplazamiento forzoso, "por motivos de conflictos violentos o de minería", y otras regiones en las que la gente deja sus países para ganarse la vida, en busca de nuevas oportunidades. 

Esto explica que la Compañía, dependiendo del lugar donde esté, trate de responder a la realidad con la que se encuentra. "Hemos podido comprobar que son América Latina, Estados Unidos y Europa las que responden más al fenómeno que en España llamamos migratorio. En la India acompañan más a desplazados forzados internos, en África a refugiados, y en Asia Pacífico nuestra respuesta está más limitada a los refugiados. Concretamente, este trabajo con refugiados es llevado a cabo fundamentalmente por el Servicio Jesuita a Refugiados".  Las iniciativas de incidencia pública tampoco son siempre iguales, unas se llevan a cabo sobre todo a escala local y, a veces, nacional, como ocurre en España con la desatención sanitaria de las personas migrantes no regularizadas. 

Los elementos comunes en la labor realizada con migrantes tienen que ver con que "la Compañía siempre une el trabajo de incidencia a su cercanía a los migrantes, recogiendo de ese acompañamiento los datos con los que avalar la defensa de las personas. Ese es el valor que tiene nuestra incidencia y de ahí brota la credibilidad que podamos tener: de la cercanía con las personas, sus problemas y sus esperanzas", añade el secretario jesuita. 

15/10/2012

© Universidad Pontificia Comillas
C/ Alberto Aguilera 23 - 28015 Madrid - Tlf. (34) 91 542 28 00