Saltar la navegación

Perfiles

Noticias

 http://share.insidewashington.net/servicios/marketing/corporativo/Biblioteca%20de%20Imgenes/JORNADAS%20SOBRE%20INNOVACIONES%20EN%20LA%20INTERVENCIÓN%20PSICOSOCIAL%20CON%20FAMILIAS%20EN%20RIESGO%20DE%20EXCLUSIÓN-6885.jpg
  • España invierte mucho dinero en programas de exclusión social de familias, sin conocer si alcanzan la eficacia deseada

 

"España invierte mucho dinero en programas de exclusión social de familias, el problema es que no conocemos si alcanzan la eficacia deseada. En pocos casos se basan en programas que anteriormente han dado buenos resultados porque hay una tendencia a no evaluar su eficacia" declaró Joaquín de Paul, profesor de la Universidad del País Vasco, en su conferencia "Una agenda para los programas de intervención con menores y familias en España", ante más de 360 profesionales del mundo de la intervención psicosocial de todo el territorio nacional, que se dieron cita en Comillas para asistir a la Jornada sobre Innovaciones en la Intervención Psicosocial con Familias en Riesgo de Exclusión, organizada por el Instituto Universitario de Familia y patrocinada por el Ministerio de Economía y Competitividad, en el marco del proyecto de I+D+i "Innovación de los modelos de trabajo social en itinerarios y enclaves de exclusión extrema".


Joaquín de Paul se centró en cómo desarrollar programas innovadores de intervención que demuestren resultados. Aseguró que estamos ante graves dificultades para mantener el sistema de programas de intervención con familiares y personales, porque no habrá capacidad de financiación y gestión. Según De Paul, hay dos principios que no se pueden eludir: la obligación moral-ética por garantizar que todas las personas que crecen con dificultades tengan igualdad de oportunidades, y la necesidad de capital humano, es decir, de personas que estén en condiciones de rendir laboralmente para que el país pueda progresar.


Se centró el conferenciante en explicar que en el ámbito internacional existen programas avalados y cuyo buen funcionamiento está comprobado. Según De Paul, estamos invirtiendo mal el dinero destinado a la intervención en protección infantil. Aportó cifras del País Vasco donde el acogimiento residencial de un menor supera los 55.000 euros al año, y solo 10.800 euros el acogimiento familiar. "Si el programa de acogimiento familiar es más económico y beneficioso para el niño, necesitamos menos centros de reforma y más intervención familiar". Aunque, añadió, que la mayoría de las intervenciones familiares llega tarde, cuando el niño tiene 14 o 15 años, con daños irreversibles,  por lo que su eficacia es limitada.


De Paul señaló que los primeros años de vida de un niño son claves para su desarrollo. La interacción en los primeros meses en el vientre de la madre influye en los comportamientos posteriores. Los programas de intervención temprana o preventiva , explicó, seleccionan los casos con condiciones de riesgo, y les ofrecen intervenir para mejorar las condiciones en el embarazo, mejorar el desarrollo del niño una vez nacido y desarrollar el vínculo afectivo con entre la madre y el niño. El programa preventivo Nurse Family Partnership se desarrolla en épocas tempranas de la vida, se practica en Estados Unidos y está suficientemente comprobado. Su coste durante dos años y medio sería, en España, de unos 6.000 euros por familia, con un importante ahorro en servicios públicos, como atención hospitalaria, seguridad ciudadana, etc., a largo plazo. "Con menos dinero invertido conseguiríamos mejores resultados a través de programas innovadores que se pueden evaluar", añadió De Paul. Sin embargo, se mostró pesimista con la realidad de nuestro país, que es poco susceptible de hacer cambios en las políticas de intervención social. "No hay altura de miras en las esferas que tienen que tomar decisiones", concluyó. 

Infancia y exclusión
Robert Gilligan, investigador en la School of Social Work and Social Policy, del Trinity College, de Dublín, y Director de la red de investigación Childwatch, ofreció ideas nuevas para abordar la protección infantil en su conferencia "Infancia y exclusión: principios y retos de la protección infantil". Entre los retos, destacó que hay que aprender a equilibrar las necesidades del niño y los intereses de las partes interesadas y de la comunidad en general. Algunos problemas a los que se enfrentan los trabajadores sociales es que deben pensar en la herencia de sus acciones. "Debemos trabajar de forma respetuosa con el menor y reconocer la capacidad de las personas con las que trabajamos, no perder la esperanza, no tomar decisiones con una visión parcial y tener presente el impacto de la violencia y el emocional."

Gilligan propuso considerar la protección no solo basada en la seguridad, dar importancia al enfoque centrado en el niño y no incurrir en el error de preocuparnos más por el abuso que por el niño en sí. Como elementos clave en la relación de los profesional con niños y familia citó los siguientes: apreciar los pasos positivos, mostrarse humilde, escuchar más y hablar menos, encontrar terreno compartido, transmitir respeto por lo que están viviendo los afectados, reconocer el papel activo del paciente que puede influir en su propia vida e identificar al apoyo informal de amigos y demás personas de su entorno. Una fuente de esperanza es el paso del tiempo que puede hacer que las cosas mejoren (trabajo, amigos, aliados, etc.). Y otro reto importante para los profesionales es el dominio de las redes sociales, ya que pueden tener un gran impacto en los jóvenes.

Investigación sobre la familia
El Rector de Comillas, Julio L. Martínez, SJ, que inauguró las jornadas, manifestó sentir placer y orgullo de poder tratar la familia de forma científica y con holgura, porque "constituye un eje fundamental de reflexión y un espacio de crecimiento".

La representante del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Salomé Adroher Biosca, Directora General de Familia e Infancia e investigadora en excedencia del Instituto Universitario de la Familia, lanzó tres ideas principales: la relevancia del tema investigado, el tándem infancia-exclusión social y la familia como espacio fundamental en el que la crisis económica y la exclusión social encuentran solución, su oportunidad, ya que según un reciente informe de la Unicef, la pobreza en España ya tiene cara de niño, y su imprescindibilidad. Según Adroher, es preciso que los investigadores den pistas oportunas a los gestores del Gobierno para poderlas poner en marcha. "Necesitamos que nos den lo relevante para trazar el camino y ponerlo en práctica", enfatizó.

Por su parte, el Director del Instituto de la Familia, Fernando Vidal, invitó a la reflexión sobre si actualmente no se está descuidando la familia, que tradicionalmente ha tenido una importancia alta en la Europa meridional y constituye el colchón que amortigua la crisis. "La familia se está reestructurando. Necesitamos cultivarla de nuevo. Es la institución de confianza de los individuos", dijo. Según Vidal, es preciso reconfigurar la arquitectura de los servicios públicos, porque el reto está en los servicios sociales. "Debemos crear capital social para el país, que es la familia. Si somos capaces de hacerlo, a través de orientación y marcos de sentido, podremos reestructurarla. Hay que buscar un modelo de intervención más familista con foco en la infancia y la conyugalidad. Vamos a cobrar conciencia sobre el problema con herramientas nuevas que responden a estas necesidades. Espero que converjamos en dar mayor énfasis en el desarrollo de políticas de familia más integrales", concluyó.

Proyecto Círculo de Seguridad
Glen Cooper, responsable de la conferencia de clausura, presentó el programa de intervención Círculo de Seguridad (Circle of Security), del cual es co-creador. Este programa se orienta a proteger o reparar la vinculación temprana en familias vulnerables donde hay uno o más menores, como estrategia de prevención frente a la transmisión intergeneracional de la exclusión. Basado en la Teoría del Apego, el Círculo de Seguridad aporta un protocolo replicable y evaluable de trabajo que se basa en el uso de vídeo y de intervención grupal, para hacerlo más accesible a usuarios que pertenecen a un ámbito socialmente desfavorecido, así como a optimizar el tiempo de intervención. El programa se ha aplicado en diversos contextos de exclusión (familias inmigrantes, minorías étnicas, madres encarceladas, etc.) y, a día de hoy, dispone de evidencia empírica que respalda su eficacia. Cooper ofreció una revisión de los principios teóricos y técnicos que sustentan el Círculo de Seguridad e impartió un taller donde presentó en detalle los procedimientos del programa.

19/09/2012

© Universidad Pontificia Comillas
C/ Alberto Aguilera 23 - 28015 Madrid - Tlf. (34) 91 542 28 00